lunes, julio 31, 2006

Refrescante

La escarcha en mis pezones indica que Buenos Aires entró en el cautivante invierno. Las palomas mágicamente posan en los árboles... muertas. Los niños que pasean cual marea de semen de adolescente virgen por la calle Corrientes intentando descubrir "qué obra pedorra ver en la que no participe Francella, ni La Bella y La Bestia, ni un hipopótamo violeta desproporcionado".
Caminé las calles del desempleo. Viví en carne propia lo que el día del amigo le hizo a los celulares. Recibí regalos ridículos como una agenda con un hombrecito de cerámica que hace totalmente inutilizable y vergonzosa la función de "agenda" para la cual se creó. Viajé con cientos de infantes y una vez sentada en el subte y combinando a Pellegrini... "AAAAACHÏS!!!!" (viejo de mierda). Sentí cómo el moco verde de este hombre, que por su edad ya ni derecho a enfermarse tiene, lo sentí rodar por la prominente punta de mi nariz y pensé: "La concha de mi tía en pelotas, ojalá sea argentino" (no recuerdo por qué el comentario racista, será porque en este momento un señor italiano con olor a ají molido habla por celular un intento de dialecto porteño que me crispa las neuronas).
Y así fue... tal como un embarazo no buscado, me engripé. En un momento reflexivo, me percaté del olor que tienen los mocos. Es como a azufre y mandarina mezclados y rociados con queso filadelfia. No cabe aclarar que no tengo sexo desde que el resfrío tocó mi nariz. La cabeza vive como albergando a un enano pateador de frentes, abombada... los oídos escuchan más que antes, pero la garganta cubierta de flemita rica para decorar no deja que las palabras circulen con fluidez. Los ojos... chorros de lagaña por las noches que se mezclan con las crostas duras de los mocos y crean surcos en la piel, estrías de mierdita que solo salen con vinagre rojo dice mi abuela. Linda. Estoy para chuparme los dedos y no sentir el gusto.
Hoy entonces, comienzan mis vacaciones de invierno... llenas de pequeños que quisiera aplastar como una manopla gigante, llenas de virus que quiero evitar tomando Redoxon de limón. Cuánta emoción. Felices Vacaciones.

8 comentarios:

Juli ! dijo...

Mi vida..te enfermaste!!!..pobre meli.......pero segura q fue el moco del señor??.....vos sos muy escotada...jeje....te quiero mucho zorrisima!!!! besitos!

Roberto Sánchez dijo...

la descripción de tu despertar es espantosa (me refiero a que imagino lo que decis). ¿te transformas en una especie de mutante?

Salud y buenos alimentos (y muchos redoxones)

dami, el mas bombero dijo...

ALLLL FINNNNNNNNNN, me alegró que escribieras, no que te resfries (el tilde en la o es para remarcar el tiempo verbal, no porque me interese escribirlos todos, si no mira "resfrio", o el "mira" de aca al lado, en fin, salud!!)

macedonio dijo...

Ah, pero con esa descripción de tu estado, tan de repente te volviste sexy. Igualmente el hecho de ser tan ácida tiene su encanto. Besos

Hugo dijo...

Un asquito, como siempre
Ya lo llamaste a Eduardo mendigando laburo?
Tendrias que hacerlo... no seas boluda...
Beso nena, mejorate...

Martina dijo...

la hinchada pide a gritos q actualices!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!
daaaaaale meliiiiiisaaaa!!!!!!
te manda muuuchos besos
Marti

Hugo dijo...

Postea algo... ramera...

Anónimo dijo...

La menopausia a más temprana edad. No, no es hormonal...