lunes, febrero 11, 2008

Empujá que entra

(Este post posee un alto porcentaje de contenido desagradable)


Era el momento perfecto. Tenía que volver a la cama solar, pero el período menstrual me estaba atacando desde hacía 20 horas. El caudal de líquido que estaba derramando en la toallita horizontal era extremo, abundante y espeso.
Mientras sostenía el cupón de ingreso al solarium tuve un momento de revelación: necesito usar tampón.
En mis 22 años jamás logré este objetivo. Año tras año postergándolo, aplazándolo sin excusa más compleja que la de "no lo necesito". Esta vez la marca de la malla estaba en juego. No quería tener esa bombacha blanca durante los meses que dure el bronceado.
Recordé que una vez había comprado una caja de estos capuchones blancos tamponeantes que todavía estaba cerrada y juntando polvo en algún bolsillo de la bolsa que me cuelga en el baño a modo de mueble.
Me senté en el inodoro a meditar y no pude evitar cagar de los nervios. Tomé la caja de OB y comencé simplemente a leer las instrucciones en voz alta, sola: "Colocarse en una posición cómoda, por ejemplo sentada o con una pierna sobre el bidet". Mierda. No tengo bidet. Me paré entonces frente al espejo, temblando, sudando, y apoyé una pierna en la bañadera. "Sostenga el tampón entre el dedo mayor y el índice", ¿el mayor era el gordo o el de fuck you?. Lo sostuve como pude. "Abra con las manos limpias los labios exteriores de la cuchufleta". Ah no. Esto ya es desagradable. Marcha sin abrirse.
Por unos segundos me sentí confiada, casi en el aire, adulta, madura y pensante. Me creí más limpia por solo tener ganas de intentarlo, pero nunca había pensado la abismal diferencia entre la lectura y la colocación.
Seguía parada en la misma pose, me goteaba un chivo de la axila derecha que me daba frío en el pupo. Me puse la punta, despacio y ya nada podía alejarme de mi cometido.
Tenía 8 minutos para lograrlo. A las 19.30 tenía que salir para la cama de sol y mi puntualidad por momentos es obsesiva.
La punta ya estaba, ahora, según el papelito instructivo, debía empujar "relajada" con el dedo índice hasta que el pirincho blanco no se viera más, pero sin olvidar que todo el hilito debía quedar afuera.
Mientras empujaba solo pensaba en mí llegando al Hospital de Clínicas con las manos ensangrentadas, la caja de tampones en el bolsillo y el maldito OB perdido en mi interior nadando entre panchos y puré. Me imaginé a un paramédico con una tenaza hurgando en la búsqueda del cornalito cachuflero y no pude evitar morir en mi fantasía, morir de vergüenza.
Al tiempo que empujaba, soplaba como si tuviera contracciones. Era como un acto reflejo. Por momentos hacía berrinches, pero luego leía en el instructivo que no hay que desistir si no te entra, porque requiere de práctica. No sé qué coño esperan de una, ¿que cuando tenga un rato libre pruebe a ver cómo me meto el chupa sangre? En fin, ahí estaba entonces con la punta adentro y empujando con timidez. Sentí como de a poco, si me relajaba, el camino parecía no tener estorbos y el tamponcito se hacía camino como un dedo en concha mojada de boliche, sin dolor, pero con sensación extraña.
De pronto hubo una especie de succión, como si ya nunca pudiera recuperar el pequeño absorbente de la cavidad donde se había escondido, pero el hilo seguía afuera, algo tenía que haber hecho bien, pero no estaba segura… mejor llamar a un conocido.

- Hola Sam, perdoname que te moleste… ¿estás ocupada?
(Sam estaba comiendo algo) – No, decime
- Bueno, este, me acabo de poner mi primer tampón
- Bieeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeennnnn Meeeeeeeellll
- No, no. Bien no. Necesito saber si está bien puesto, ¿cómo garcha me doy cuenta?
- Si te mirás, ¿está ahí?
- Ehh… no. Pero si toco un poquito sé que está ahí. Camino raro, lo siento.
- Bueno Mel, vos seguí caminando, si no se sale está bien, pero si sentís alguna molestia, algo está mal…
- Pero mal cómo
- Y quizás te lo metiste torcido

Ya estaba blanca y no solo por estar desangrándome por la entrepierna, sino por la posibilidad de tener un algodón comprimido y torcido deformándome la chula. El solarium estaba a 4 minutos.
Caminé por el pasillo unas cuentas veces, hice fuerza como para cagar y se me presentó un interrogante: ¿Cómo meo con esto ahí?. Antes de descubrirlo salí a la calle. Me sentía como con cistitis, como si tuviera un pedazo de hielo seco humeando desde mi agujerito.
Llegué al solarium y no tenía turno para broncearme, por un momento me indigné por el arduo trabajo que había hecho en vano. Me informaron que volviera un día después, ya sin sangre y definitivamente, sin ningún otro tampón en mi putísima vida. Me queda una caja casi completa, ¿alguien la quiere?

17 comentarios:

Yasmin dijo...

Jajaja!
Creo que a todas nos pasa, a mi me bajó la presión de los nervios y casi me desmayo, encima me lo puse mal y estuve con un dolor en la entrada de la pocha toda la noche... Vas a ver que otro día te agarra mas inspirada y te lo vas a poder poner bien.

el_iluso_careta dijo...

A TU PREGUNTA: SI NO ESTÁS ENTRANDO EN LA MENOPAUSIA TENES UN LARGO RATO PARA USARLOS NO LOS REGALES...

la kolorada siniestra dijo...

me muero! me hiciste cagar de risa.
Yo también tengo un a"bolsa/mueble" en el baño, adentro obvio una caja de tampones del 94, Y lo peor no fue popnerme el tampon, sino que una vez adentro, leo en el papelito... que podes tener un shock anafiláctico!!!
y yo en el baño, con las manos sucias, un papel y ningún telefono a mano para llamar a la urgencia medica.
Pensé que la muerte me iba a encontrar en el baño y con un hilo saliendo de la chichi! un horror.

Chulian dijo...

Todo lo que pueda llegar a decir es poco. Por un momento dudé de leerlo pero después pensé "¿De qué me voy a asustar siendo el menor de tres hermanas?". Y no, más que susto sentí algo como "uy, pobre mina! encima que mes a mes sangra por la herida se le traba el corcho ese". Espero se te pase el shock inicial y puedas vivir con eso por los proximos veinte años.
Saludos mel!

pato dijo...

jajaja como me hiciste cagar de risa, me hiciste llorar melchora

yo los quiero!!! cuando le agarras la mano es lo mejor q te puede pasar el tapon ese!!!

yo soy pro ob. los adoro, buee


a practicar!!!!


besos te quiero

Anto dijo...

La prueba es si te sentas y te molesta y/o duele. Si no, todo bien!
Coincido con todas, la primera vez que te lo pones es jodida, toda una anecdota!! Pero una vez que le agarraste la mano, son lo mejor!!
Besos

Migue dijo...

jajaja!!! me hiciste cagar de risa nenaaa... despues de este post, la encuesta va a tomar un giro inesperado... y bueno chicas... tendran que llevar su "vampiro" de bolsillo.
bsss

Migue

Anónimo dijo...

1º q tamaño te pusiste?
2º sabias q no se mea por dnd te pones el tampon?!!!
te habras metido cada cosa ahi y vas a hacer problema por un algodoncito comprimido?? ajja
yo la 1º vez q me puse uno, tb fue un dia de playa, no, en absoluto la menstruacion no iba a joderme las vacaciones!
me hiciste cagar de risa mel jaa

beso enorme!

Anónimo dijo...

si la anonima soy yo, juli, no me acuerdo ni mi usuario ni mi contraseña

NaTiTo dijo...

Yo aún no entiendo como minas grandes, como tu caso, tienen tanto drama para usar un tampón del orto!! con las tremendas cosas que te abras metido ahí!! no tenés vergüenza, pobre tampón, tener qeu estar en ese inhóspito lugar haciéndote un favor para que encima lo critiques y lo rechaces!
yo soy asidua usadora de tampones, no siempre, no todo el tiempo, pero en verdad a veces me olvido que lo tengo y pasan 12 horas que sigue ahí y yo sin siquiera mosquearme, sé que está mal, pero bueh, pensá que con un tampón + una toallita prolongas bocha el tiempo de tener que ir al baño a cambiarte los pañales! no me importa que digan que son cancerígenos, yo amo mis OB!

Anónimo dijo...

cuantos nombres distintos tiene el hachazo, no?



siempre paso y leo, interesantes algunas ocservaciones :)


saludos,
biayo

Lady Blue dijo...

no te desanimes nena!!...de verdad los tampones son una buena solucion!!!...relajate...y tampoco te hagas la desentendida, supongo q el tamaño es mucho menor a lo q ya conocés!!...jajaja...saludos!!

Anónimo dijo...

hola q tal! mi nombre es natalia amiga de federico cupito a quien seguramente conoceras....si me decidi a escribirte fue simplemente porq me parece q seria muy interesante y comodo para tu persona q sepas como hacerlo...yo opino q el secreto esta no solo en el tamaño (q seguramente deberias usar el medio como para q no rebalse) sino q tmb al pricipio la conchita opone resistencia pero solo es un poco vos segui empujando y cuando logres pasar esa barrera ahi dale pal fondo hasta q entre casi todo tu dedo indice (si es muy largo hacelo 3/4...de todas maneras te vas a dar cuenta q ya no lo podes poner mas porq vas a sentir q llegaste al ovario...no hace falta decirte q chequees q el hilito este bien fuerte y no haya ni una minima posibilidad de q se salga porq pensa q eso se hincha con lo cual para sacarlo vas a tener q tirar bien de ese hilo...en fin no se si te servira....pero por lo menos espero no te sientas derrotada...
besos naty

el_iluso_careta dijo...

NENA PASATE POR MI NUEVO BLOG...
http://dosquenohacenuno.blogspot.com/

La Tigresa Márquez dijo...

Te re entiendo, aunque yo no pasé tanto laburo la primera vez que usé tampones... lo que sí, la primera vez que usé anduve con unos cólicos de la reputísima madre que no había tenido nunca.

Pero ahora ya no. Igual nunca uso, sólo los tuve que usar estas vacaciones que me fui a Necochea. No iba a permitir que "Andrés" me jodiera las vacaciones, jajajaja.

Besos.

Anónimo dijo...

assssssssssssco!!!!!!!!
dami...el mas bombero

Leo2377 dijo...

Mel, dejate de joder! No voy a decirte que alguna vez puse un tampón (menos aún en mi cuerpo), pero sí puse óvulos y no es nada. Empujando hasta que no te veas el dedo y listo.

En fin, quedó documentada tu primera vez